BOSTON: LOS FALSOS ATENTADOS DEL RITUAL CABALÍSTICO